Tras perder la independencia del pueblo en 1979, fueron los propios vecinos de Trevijano los que empezaron a mejorar las infraestructuras del pueblo. Ante tal hecho y para tomar más fuerza decidieron unirse y crear, en 1985, la Asociación cultural de Amigos y Vecinos de Trevijano.

Esta asociación ha sido el eje que ha unido a los trevijanos, y además de organizar las fiestas anuales y otros actos y eventos sociales y culturales (observatorio de estrellas, noche telúrica, viajes, etc), ha sido el habitual interlocutor con el ayuntamiento y otras instituciones, con el fin de seguir mejorando el pueblo entre todos.

Su mayor hito fue la organización del VIII Día del Camero Viejo en el año 1996.

Desde entonces, en el pueblo se han ido rehabilitando casas y arreglando calles y, aunque hay algunos aspectos a mejorar, el conjunto ha cambiado sustancialmente y se sigue trabajando y mejorando para lograr el bienestar de los vecinos.